De la escena a la convocatoria.

 

31236678040_bf17150a71_b

Por: Tatiana Zugazagoitia (@tatzudanza).

Este 10 de febrero se cumplieron dos meses del fallecimiento de Rafael Tovar y de Teresa, quien encabezara por primera vez la recién creada Secretaría de Cultura federal; se llega, también, al primer mes (y días) de que María Cristina García Cepeda, ex directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) fuera nombrada su sucesora en ése mismo puesto.

Independientemente de la percepción personal que cada quien pueda tener para con la figura de Tovar y de Teresa, es innegable que el autor de Modernización y política cultural (FCE: 1994) fue un gran impulsor de la cultura y que su gestión en el otrora Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) representó un cambio de rumbo en cuanto a ésa materia se refiere.

Sin embargo, para este año 2017 el sector cultural sufrió una embestida con el recorte presupuestal que padeceremos todos los que nos dedicamos al arte y la cultura y que de manera consciente o imperceptible afectará a toda la sociedad. Eso, como los así llamados gasolinazos, es terrible: ¡Repercute en todos!

Como persona que se dedica a la danza, he visto y sentido en cuerpo propio los cambios de las políticas culturales a lo largo de mi carrera, que coincide, poco más, poco menos, con la creación del CONACULTA.

México adopta o copia modelos de otros países en muchas materias y cultura no ha sido la excepción. Hace cerca de 30 años se creó el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), otorgando apoyo a los creadores de arte a través de concursos por convocatorias públicas, logrando así romper con ello ciertos núcleos de poder artístico que acaparaban los recursos públicos y los accesos a espacios. Desafortunadamente, la sensación de un gran sector de la comunidad artística es que ese núcleo solo se trasladó al FONCA y todos buscamos ahora entrar a ese sistema para ser parte de los beneficiados por los apoyos.

Hasta hace un tiempo las instituciones contaban con un presupuesto y una autonomía de programación, lo cual balanceaba un poco, dando posibilidad de cabida a aquellos artistas que no estuvieran becados por CONACULTA. Hoy en día, que por aquello de la transparencia y los modelos internacionales toda la programación se hace conforme a convocatorias, las instituciones cada vez tienen menos presupuesto y menos autonomía.

Ahora, si no cuentas con alguna beca es muy difícil acceder a ser programado. La institución te ofrece, si bien te va, un porcentaje de taquilla, si es que no te quiere cobrar una renta por el espacio, y no hace publicidad a menos que sea dentro de un festival. Esto ha provocado que muchos grupos buscaran su propia “autonomía”, lo cual es excelente. Sí, pero entonces, el gobierno, continuando con la copia de modelos de otros lares, dijo: “Perfecto. Que los artistas se vuelvan sus propios gestores, promotores, y creen sus espacios culturales.”

Los apoyos actuales dirigidos a ese tipo de espacios independientes, en un afán de que logren ser autogestivos, suenan maravillosos; el problema es que seguimos siendo un país que no consume cultura. Por otra parte, muchos proyectos no tienen las características para ser autosustentables, por lo que la “independencia” resulta poco real y sin el apoyo institucional no sobreviven.

Ahí el peligro o la trampa. Se habla de la importancia de la diversidad cultural y sin embargo se asfixia a esos distintos que no entran dentro de los cánones de la moda cultural globalizada.

Los artistas hemos aprendido a trabajar en equipo, en red, sí; pero, nos vemos avasallados en esta convocatoritis, descuidando nuestros procesos y resultados creativos. Nos hemos convertido en artistas de convocatorias porque el sistema, imposible extraerse de él, le da más prioridad a la gestión cultural que a la creación cultural en sí.

A María Cristina García Cepeda le toca ya el gran reto de luchar por recuperar un presupuesto digno para cultura y revisar hacia dónde hay que mover las velas de este barco que nos atañe a todos; ya lleva un mes, esperamos ver ese rumbo pronto.

AdminRed

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top