Por Qué No? Producciones, una familia de contadores de historias.

Platicamos a distancia con la maestra Yatzaret Castillo, capitana de Por Qué No? Producciones, uno de los colectivos fundadores de la Red Alterna, agrupación de artistas escénicos que reciéntemente ha conseguido convertirse en una cooperativa de consumo de artistas y gestores de, por y para la escena. Por Qué No? Producciones, nos dicen en su descripción en esta misma página, son más que sólo un grupo:

Somos una familia de contadores de historias que habitamos la escena como si de una cocina se tratara, con la palabra como ingrediente principal, lo mismo espolvoreada de la consciencia que incomoda a quien abusa del poder, que sazonada del entrañable afecto muchas veces olvidado arriba y abajo de las tablas; cocina abrigo para quien preste oídos, mirada y corazón y deguste nuestra ficción.

Nacemos de un momento para nosotros catártico en el que un grupo de actores con diferentes formaciones e ideologías, desde nuestros diferentes tipos de visión, nos dimos cuenta que en solitario es por mucho más complicado presentar al público una propuesta escénica. Tomábamos un café y acordamos unir fuerzas para generar una extraña mezcla de lenguajes escénicos que dieron vida a un proyecto que nos enamoró a primera lectura: La lección, de Ionesco. Éste fue el primer pretexto para contar historias de manera diferente.

Y, ¿por qué: Por Qué No? Producciones?

¿Por qué no?… Reunidos aquella ocasión, entre el café y la catarsis, hablábamos sobre todos los “peros” que nos ponían, sea en el extinto Instituto de Cultura, sea en los hacedores teatrales de altos vuelos, o compañeros agrios o enojados, o no tan compañeros, que hacían comentarios como: «eso que hace fulano no es teatro» y nos preguntamos: y, ¿por qué no? O, «ese ni actor es» y volvíamos a cuestionar: y, ¿por qué no? O, «Sutanita ni es yucateca, no debería estar haciendo eso aquí» y, nuevamente, la pregunta era: ¿por qué no? Y, así, después de drenar nuestra parte de frustración, tomamos la decisión de armarnos de valor y al principio, de “a sombrero en proscenio”, presentar nuestra primera propuesta.

Con una cantidad de dinero personal y el invaluable apoyo de la familia, (la de sangre y la de vida); trabajando en equipo, dimos paso a la primera producción completamente independiente de la compañía que por capricho y en rebeldía decidimos bautizar como: ¿Por Qué No? Producciones; así, con mayúsculas de inicio. Y, presentamos La lección (de matemáticas), bajo el discurso de la absoluta falta de comunicación entre los seres humanos, pensando que no se trata sólo de restar, sino que es mejor sumar y aún más el multiplicar.

Era mayo del 2010 y desde entonces, a lo largo de poco más de ocho años, hemos contado diversas historias que van de lo dulce y colorido del cuento para niños, las ramas adoloridas y burlonas de la cuentística mexicana, lo crudo de alas rotas, lo amargo de la pérdida, lo divertido del convento, lo difícil de los estómagos vacíos de afectos y lo hilarante del poder. El género, digamos que no importa, lo que vale es la historia para contar.

Ensayo de Por Qué No? Producciones. De izquierda a derecha: Yatzaret Castillo, María José Pool (detrás del ventilador) y Mariano Olivera. Foto: Gervasio Cetto Bojórquez.

Hemos obtenido en dos ocasiones el Fondo Municipal para las Artes Escénicas. En dos ocasiones más nos han invitado a presentar nuestro trabajo fuera de la península; una de estas, fuera del país. En otra ocasión obtuvimos el PECDA. Hemos participado en festivales y tenido temporadas de forma independiente. Y todas las veces hemos tenido la oportunidad de hacerlo con la familia que la vida nos presenta; en ése primer momento, el grupo raíz éramos cinco personas: Carlos Medina, Lili Herrera, Patricia Manzanilla, Paris Fernández y Yatzaret Castillo.

Los compromisos, sueños y aspiraciones de unos, y también, ¿por qué no?, los temperamentos de otros, han modificado los caminos, conduciendo a los pioneros por senderos distintos, permaneciendo en mayoría con una fraternal cercanía (algunos con la distancia de las diferencias de ideas o conceptos personales). En el camino se han ido sumando integrantes por invitación a proyectos, sean estos de primera y única ocasión, o producciones que generan cierta especie de arraigo y permanencia en el equipo de base, unas veces arriba y otras también abajo de la tabla. Compartiendo tiempos, espacios y donde todos hacemos equipo, algunos aun a kilómetros de distancia, continúan colaborando con los nuevos proyectos y sumándose a la generación de nuevas historias. Otros, tomaron caminos distintos, lejanos.

Un puñado de locuras y afectos que coinciden en el pretexto de la escena para contar de una manera u otra la historia que alguien debe conocer.

Sin duda, lo que más nos interesa como colectivo es el humano cautivo al interior del cuerpo, sea el que cuenta y se enfrenta al que observa, sea el observador. Nos interesa, pues, generar proyectos que nos hablen de esos humanos, de las voces que a veces se pierden en la cotidianidad y que muchas veces se invisibilizan o, peor aún, se olvidan.

¿Cuáles son las líneas de trabajo y/o exploración de Por Qué No? Producciones?

Es un poco complicado pensar en una línea. Podría pensar que no existe una, pues, la línea como tal, es rígida. Lo que tengo claro es, que ahora, cuando llega un momento en que alguien del núcleo quiere reflejar un trocito de vida, un afecto torcido o un pretexto de juego, lo platicamos, lo investigamos, lo imaginamos y lo recreamos. Todos colaboramos con ideas, proponemos, buscamos, nos asesoramos con lo que consideramos más cercano y ya en el ejercicio del contar, de visualizar y encontrar paralelos y referentes, llegamos a una idea, que alguien conduce para materializar. Y, para producir, a veces contamos con un apoyo de fondo para el proyecto gestante, como ahora; en ocasiones anteriores, con recursos que fueron licitados y logrados, y otras, con fondos propios, y, sin duda, con magia.

Producimos para la gente común. Se escucha como una obviedad, sin embargo, es real. No nos llama la idea de crear algo “complicado o retorcido de entender”; trabajamos para contar una historia que se acerque a la persona común, con lenguajes simples, sin grandes torceduras de caminos de construcción y deconstrucción. Bastante complicada se tiene la vida, para complicarla más con cosas incomprensibles a primera intención. El humano es complejo, complejizar más su reflejo no es lo que buscamos. Buscamos posibilidades de claridad. Así, nuestro público encuentra en nosotros, un trocito de realidad disfrazada de otra persona o cosa, donde quizá encuentre una respuesta a alguna pregunta que nadie respondió. Un pequeño espacio donde puede entrar aire y tal vez reírse de su propia y cercana historia o drenar esas lágrimas que se quedaron atoradas por alguna razón. Cada quien encuentra su reflejo si lo quiere ver.

Marimar Uranga en ensayo de Por Qué No? Producciones. Foto: Gervasio Cetto Bojórquez.

¿Cuáles son los proyectos o montajes que consideran emblemáticos para Por Qué No? Producciones?

¡Uy, qué difícil! Creo que todo lo que hemos hecho es “emblemático” para nuestro gusto. Es como si nos pusieran a elegir entre los hijos. Bonitos, buenos, o chuequitos, o mancos, todos son nuestros hijos. Cada uno de ellos ha puesto sonidos, texturas, aromas y colores en la familia; ¿por qué no?

Si tuviera que elegir… chispas… no podría… La lección es el hermano mayor, cruda, roja, cruel y muy divertida. Prevenido a escena fue ese hermano fanfarrón que pocos conocen pero que se ostenta de ser. Evocando a una musa, la hermanita estudiosa y estructurada que salpica conocimiento a todo el que cruza en su camino. El poder de los hombres es como… el hermano exitoso, divertido, al que recuerdan en todas las reuniones; que logró cosas importantes, pero que ahora está retirado viviendo de recuerdos, pensando en lo que fue, pero siempre buscando el equilibrio entre el amor y la razón, entre el hombre y la mujer. Bodas de sangre, la hermana seria, doliente, que sangra a cada paso que da, dejando su estela de tintura afectada por la apariencia social de lo que debe ser, pero no es; del vacío que está tan lleno de recuerdo. Caperucita Roja, la chiquita latosa, fantasiosa, llena de juguetes, cantarina… tierna. Canasta de cuentos mexicanos, la hermana revolucionaria, luchona, que no se agacha y alza la voz para pedir justicia, aunque todos se rían de ella; que vive llena de dulce ironía. Sorpresas, la dulce hermana religiosa que busca llevar mensaje de paz en lo que hace y te divierte al intentarlo. Mamá Gorka, la hermana amargada, cruel, que parece egoísta por dejar a un lado su vida y ofrendarla por su pequeño, porque es lo que tiene que hacer, aunque ella tenga otros planes. Razones de peso es la hermana que ha ido descubriendo que hay otra dentro de ella que busca su lugar en la vida, con más respeto y amor propio. Celos del aire, la hermana delicada, absorbente, demandante, que se torna absurda al tratar de entender sus razones. Y, Gigante, pues… es producto del amor, el más pequeño de todos, aún en el vientre. Primero Dios, y lleguemos a buen parto.

Más adelante hablaremos de él; antes, cuéntennos… quizás es una obviedad, pero: ¿sienten que como colectivo han cambiado?

¡Sí, claro! A los años hemos encontrado muchos cambios en la construcción de los proyectos, la obtención de recursos, las formas y tiempos de explorar y generar. Y, sin duda, ese cambio ha sido una evolución. El tiempo te enseña que no siempre tu voz es la única en hablar, aun para la escena; que no solo lo que tienes en la cabeza es ley; que cada persona tiene mucho por aportar, por construir; que las historias desde otro punto se ven distintas; que cada persona que cruza por esta familia a lo largo del tiempo ha construido la voz que ahora tenemos: se han modificado, desde la forma del texto, hasta las propuestas de montaje.

En el origen, una sola idea regía la propuesta y el equipo recreaba casi en su totalidad la “egoísta” visión de la directora de escena. Al paso del tiempo se ha trabajado en la visión colectiva de la estructura, como parte fundamental para contarla. Entre cursos, cafés, diplomados, seminarios y más cafés, han suavizado la generación de ideas y permiten la flexibilidad desde la propuesta de origen hasta la dirección de escena. Un paso importante es la dirección adjunta, colectiva o dirección total de proyecto.

Marimar Uranga y Paris Fernández en ensayo de Por Qué No? Producciones. Foto: Gervasio Cetto Bojórquez.

Por Qué No? Producciones son miembros fundadores de la, ahora ya, Red Alterna para las Artes Escénicas; ¿qué significa eso para ustedes: el trabajo en y de redes?

Una posibilidad de cambio, participación, visión y aprendizaje. El tiempo en el que vivimos exige estos. Descubrimos por medio de la RED que existen otros lenguajes que pretenden lo mismo que nosotros, aun cuando las visiones sean diferentes. En mayoría todos buscamos mejorar las condiciones de vida de los creadores de escena. No sólo en su propuesta.

Vamos, ahora sí, al tema central: tienen una producción en puerta, ya a punto de estrenar…

¡Nervios! ¡Sí!

¿Gigante…?

¡EL GIGANTE ENAMORADO!

Cartel promocional de El gigante enamorado, texto y dirección de Yatzaret Castillo, a partir de un laboratorio de dramaturgia colectiva. Diseño gráfico: Charly Perera.

¿Quién es el autor o la autora?

Bueno, explico. La idea original es de Paris Fernández, quien se empeñó en visibilizar lo que vive una persona con miedo a crecer, en todos los sentidos, en la soledad que genera la auto devaluación. Las anécdotas y paralelos de la historia son de todo el equipo, situaciones que compartieron durante un proceso de laboratorio, donde dejaron salir algunos de sus demonios personales. Lo demás, fue juntar en el papel y darle forma de cuento. Yo, Yatzaret, me encargué de ponerlo en diálogos. El proyecto es del equipo, el texto lo armé yo.

¿Quién dirige?

Servidora, Yatzaret Castillo, y actúan Paris Fernández, Marimar Uranga, Mariano Olivera y José García; además de que contamos con el apoyo de varios elementos que se sumaron al gigante: María José Pool Castellanos, por ejemplo, está en la asistencia general, y nuestro equipo creativo lo conforman: Javier Lozano (CREAVTIVE SOLUTIONS), en proyección y efectos; Francisco Gordillo, en ilustración; Charly Perera, en diseño gráfico; Diego Cano, en diseño sonoro; Antonieta Hidalgo, en vestuarios; José García; en draw life. Y contamos con las asesorías de Manuel Araiza, en espacio; Johanna Lixa, en perfiles psicológicos; Diana Bayardo, en corporal; Óscar Martínez, en medios digitales, y en calma, apaciguamiento y terapia de confianza: Don David y Doña Coco… y, claro, el apoyo de los Fondos Municipales para las Artes Escénicas y la Música 2018.

¿Cuándo y dónde estrenan?

En el Centro Cultural Olimpo, el domingo 4 de noviembre, a las 12 horas.

¿Qué encontrará su público en esta nueva producción?

Dejaremos que ellos nos lo cuenten.

La maestra y directora Yatzaret Castillo en ensayo de Por Qué No? Producciones. Foto: Gervasio Cetto Bojórquez.

¿Qué viene en el mediano y en el largo plazo para Por Qué No? Producciones?

De entrada, un regreso a la playa para descansar del parto.

¿Algo que quisieran compartir y que no les hayamos preguntado?

El día 9 de diciembre, que será la última función programada de esta etapa, la taquilla en su totalidad será donada para la Casa Hogar para Adolescentes CRIA, I.A.P.; albergue que cuida de más de una decena de gigantes. Durante la temporada tendremos un centro de acopio donde pueden llevar para donación en especie productos de aseo personal y productos de limpieza o regalos, ¿por qué no?; así mismo, recibir información del albergue y, si está en sus posibilidades, ayudar: https://www.facebook.com/CriaHogar/

Ensayo de Por Qué No? Producciones. De izquierda a derecha: Yatzaret Castillo, Antonieta Hidalgo y María José Pool. Foto: Gervasio Cetto Bojórquez.

Gracias.

Gracias a usted, maestra.

Paris Fernández y José García en ensayo de Por Qué No? Producciones. Foto: Gervasio Cetto Bojórquez.

RedAlterna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top